PASO 1

Eliminar de la despensa y la cesta de la compra todos los alimentos que no debemos comer, como son: pasteles, fritos, patatas y snacks, embutidos grasientos… Y comprar alimentos saludables como son frutas y verduras, pollo, lácteos descremados y cereales integrales.

PASO 2

Empezar a hacer deporte sin prisas ni agobios, con 2 o 3 días en semana estará bien. Los primeros 15 días son de adaptación al ejercicio. Empezaremos lo primeros días con ejercicio aeróbico como caminar, trotar, correr, bicicleta, elíptica… e iremos incorporando ejercicios de abdominales, sentadillas y trabajo de pectoral, en máquinas guiadas o con nuestro propio peso.

PASO 3

Elegir buena música o compañía, para mantenernos distraídos y motivados.

PASO 4

Marcarnos pequeños objetivos como perder 3 kilos, o aguantar 20 minutos corriendo, e ir aumentándolos según vayamos consiguiéndolos, así siempre tendremos marcas que superar y estaremos siempre motivados.

PASO 5

Buscar las modalidades de deporte o actividades que más os gusten, así nunca nos costará ir al gimnasio y será divertido hacer deporte.

PASO 6

No obsesionarse con el progreso, si comes bien y haces deporte, seguro que consigues el objetivo. La báscula y el cuerpo no están en nuestra contra, solo son un reflejo de nuestro compromiso con el cambio.  Si te saltas la dieta, no te desesperes o tires la toalla, estás a otra comida de volver a ella.