¿La suplementación deportiva es buena o mala?

http://www.zaask.es/entrenador-personal/madrid/madrid

Llega el inicio del nuevo año y, con él, los gimnasios se vuelven a llenar de gente con buenos propósitos. Además de hacer ejercicio, los entrenadores personales recuerdan que la eficacia que demuestran los productos de suplementación deportiva está fuera de toda duda. Utilizar este tipo de productos de forma correcta nos puede ayudar a que suba nuestro rendimiento durante la práctica deportiva y la recuperación posterior.
El intríngulis de la cuestión es saber elegir qué tipo de suplemento necesitamos y como tomarlo. Hoy en día tenemos un exceso de información que, unido al marketing agresivo de algunas marcas, hacen que tomar la decisión acertada sea demasiado complicado en muchas ocasiones.
La principal ventaja de los suplementos deportivos es su facilidad de asimilación del organismo. Están pensados para facilitar la rápida absorción de los nutrientes y reponer rápidamente la energía perdida en el ejercicio.
Si queremos hacer un ejercicio que dure varias horas podemos prepararnos para el desgaste con los oligosacáridos: bebidas a base de polvos con un alto contenido en hidratos de carbono. Este es el suplemento deportivo clásico, pero a la vez el más completo. Conseguiremos llenar de energía nuestro cuerpo, ya que los hidratos de carbono son la gasolina que consume nuestro organismo al hacer deporte.
Es recomendable tomarlos entre dos y tres horas antes del ejercicio prolongado, aunque también se puede usar los días anteriores. Así estamos seguros de que al principio de la prueba ya nos estará haciendo efecto.
Bebidas isotónicas
Una correcta hidratación es vital para mantener el ritmo, así como recuperar las sales minerales. Esto lo conseguimos con estas bebidas. Pueden presentarse en polvo para disolverlas en agua o como bebida ya mezclada. Son muy recomendables para eventos de corta duración y una distancia media. Produce una rápida absorción y asimilación de sus componentes, lo que nos ayudará a recuperar líquidos y minerales y proporcionarnos energía. Esto se traducirá en menor fatiga y calambres. Por eso van mejor incluso que el agua.
Geles
El efecto dura entorno a una hora. En función del tiempo que dure nuestro ejercicio deberemos tomar más o menos cantidad de geles, considerando varios factores: el peso, duración e intensidad del esfuerzo…

Barritas
Son buenas para hacer deporte durante un tiempo prolongado. Están formadas por hidratos de carbono, proteínas y grasas de fácil absorción. Una buena idea es dividirlas en cuatro porciones del mismo tamaño y comer una parte cada quince minutos de ejercicio, para lograr un rendimiento continuo. Mejor elegir barritas fáciles de masticar. Y cuidado con las que están cubiertas de chocolate en épocas de calor: sí, se derrite.

Articulo de http://www.zaaskas.es