Mitos falsos que dificultan tu entrenamiento

Hoy te presentamos 5 mitos deportivos que te impiden llegar a la meta con éxito:

1- Cuanto más se transpira, más grasa se quema y elimina. FALSO. Con la transpiración solo se está eliminando líquido del organismo como resultado de la actividad aeróbica moderadamente intensa. Ese líquido se recupera cuando se vuelve a ingerir agua o alimentos que la contienen, así que olvidaros de fajas, sudaderas o envolveros en plástico, al igual que de las saunas si ese es vuestro fin.

2- Desde que se comienzan a ejercitar ya se queman grasas. FALSO. Las grasas comienzan a quemarse después de los 25 minutos de haber comenzado con una actividad moderadamente intensa y sostenida. Es a partir de este tiempo que el cuerpo comienza a tomar los depósitos de grasa para transformarlos en energía.

3- Para bajar la barriga hay que hacer abdominales. FALSO. Hacer abdominales solo va a hacer que los músculos del abdomen se tonifiquen, pero no que se reduzca la grasa que los tapa. Para eso hay que hacer una buena dieta y ejercicios aeróbicos, que queman grasa.

4- Se necesitas suplementos de proteína para ganar músculo FALSO. Las proteínas de la dieta sí pueden aportan la suficiente cantidad de aminoácidos para aumentar la masa muscular. Claro, en algunos casos, se incluyen los complementos proteicos para mejorar el aporte nutricional si el practicante no puede modificar su dieta o cuando sus requerimientos son mayores.

5- Si dejo de entrenar mis músculos se transformarán en grasa. FALSO No hay una relación directa entre la pérdida de músculo y la ganancia de grasa (y viceversa). Si dejas de entrenar, tu metabolismo se ralentizará y el músculo se puede mantener un tiempo; aunque con el tiempo se ira reduciendo. En cualquier caso, si tu ingesta calórica es mayor o la misma que cuando hacías ejercicio, tu cuerpo lo acabará almacenando en forma de grasa porque ya no estás teniendo ese gasto calórico y los excesos se acumulan como grasa.